Autoestima: dos sencillos ejercicios para entrenarla

Ya nos han dicho muchas veces lo importante que es la autoestima. Cuántas veces hemos oído frases como “deberías quererte más”, “eso es porque tienes una baja autoestima”, “debes aceptarte tal y como eres”, “las personas con buena autoestima son más felices”.  Y aun siendo totalmente ciertas, ¿por qué nos cuesta tanto entendernos y valorarnos?  ¿Por dónde empiezo si deseo mejorar o entrenar mi autoestima?

El concepto de autoestima es algo amplio, por eso a veces es complicado de abordar, y es que si no sé por dónde empezar, no empezaré nunca.

Pero antes de ponernos manos a la obra, concretemos  ¿qué entendemos por autoestima? La autoestima es la autovaloración, es decir, es el sentimiento favorable o desfavorable hacia uno mismo. Se refiere a la forma en la que cada uno se evalúa afectivamente, es decir, el grado de satisfacción personal con nuestra persona.

autoestima

Dentro del concepto de autoestima, se engloban también otros conceptos. Está compuesta por varios elementos que se retroalimentan. Para poder desarrollar y potenciar nuestra autoestima debemos trabajar en nuestro autoconocimiento, y dentro de los elementos del autoconocimiento, en este artículo, incidiremos en:

  • Autoconcepto: Es la parte cognitiva de la autoestima. Todas las personas tenemos un concepto o idea sobre las cosas y la gente que nos rodea, pero ¿qué pensamos de nosotros/as mismos/as? ¿nos hemos formado una opinión sobre nosotros/as? La respuesta a estas preguntas da lugar al autoconcepto, la opinión que tenemos sobre nuestra personalidad y nuestro comportamiento.
  • Autoimagen: Es la representación mental que tenemos de nosotros/as mismos/as. Sería la respuesta a la pregunta ¿Cómo te ves? Por ejemplo, en cuanto a nuestra manera de ser, nos vemos simpáticas o antipáticos, colaboradores, optimista, etc. En cuanto a nuestra imagen personal, nos vemos más atractivos o menos, altas o bajos, rubias, pelirrojo, etc.
  • Autoaceptación: De las personas que conoces, ¿Quién es la que se comporta con mayor dureza o quién es la más crítica contigo? Probablemente esa persona seas tú mismo o tú misma. Se llama voz crítica, y es muy difícil acallarla. Solemos dejar que los pensamientos como “es muy difícil, mejor no lo intentes que harás el ridículo” ó “nunca llegaras a hacerlo mejor que tal o cual persona” dirijan nuestros actos. A veces es complicado identificarlos porque son pensamientos inconscientes. Pero piensa un segundo, si a las personas que más queremos les perdonamos cuando se equivocan o las juzgamos con mayor compasión, ¿por qué no lo hacemos con nosotros/as mismos/as?

Al entrenar estos tres aspectos, ya estás dando pasos para mejorar y aumentar tú autoestima. Pero las prisas no son buenas, y mucho menos cuando se trata de un proceso, ten paciencia.

Una de las mayores ventajas de la autoestima es que depende totalmente de TI. Sí, has leído bien, tener una sana valoración de ti mism@ está en tu mano, y en la de nadie más. ¿Y por qué nos cuesta tanto apreciarnos, y tan poco criticarnos? Parece que no es la actitud más práctica.

Uno de los motivos por los que esto sucede es por la limitadora costumbre, derivada de nuestra educación, de dar a los demás el poder de alimentar o deteriorar nuestra autoestima, de evaluarnos en función de lo que los demás opinen sobre nuestros actos y sobre nuestras opiniones.

autoestima

Ahora que ya hemos concretado algunos aspectos,  ¡A entrenar! Tómate el tiempo que necesites, disfruta del momento y el espacio que estás empleando en ti. Pulsando en el título de los siguientes ejercicios podrás descargar las dos herramientas que hemos preparado para ti. Te explicamos cómo, aunque por supuesto, es sólo una sugerencia:

  1. MI AUTOESTIMA: En esta actividad vas a realizar un mural sobre ti. Pegarás una foto tuya, en el centro de la hoja, dentro del círculo, la que más te guste. Después completarás los epígrafes. Son preguntas que te ayudaran a ampliar tu autoconocimiento. Identificarás aquellas cosas que te gustan de ti y que hacen que te valores positivamente. Por ejemplo, en el epígrafe creo que soy una persona escribiríamos algo como alegre, dormilona y que disfruta en compañía de los demás. Me apasiona el mar y estar tumbada en el sofá…

 

  1. ME ACEPTO: En esta ocasión rellenaremos el final de las frases sin pensar mucho, anota lo primero que te venga, porque si no estarás censurándote. Esta plantilla te servirá para identificar tus pensamientos, incluso los que no te gustan. Todas las personas tenemos pensamientos o ideas de las que nos avergonzamos, pero en lugar de negarlos, debemos comprenderlos porque nos dan información sobre nuestra propia persona. Un ejemplo de cómo hacer este ejercicio seria, para mí no sería fácil admitir que tengo una baja autoestima, que a veces me siento inferior, que no me apetece visitar a mi familia, que siento envidia del trabajo de mi amigo, etc.

Esperamos que os sirva para conoceros un poco mejor. Y si queréis seguir profundizando no dudéis en contactar con nosotras. Estaremos encantadas de acompañaros en vuestro vuelo para alcanzar el éxito.

Sólo cuando las personas se aceptan a sí mismas tal y como son, serán capaces de cambiar

Carl Rogers

 

6 comentarios en “Autoestima: dos sencillos ejercicios para entrenarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *