Comunicación en pareja: 7 herramientas para mejorarla

¿Sientes que a veces no logras explicar bien lo que piensas? ¿Tienes la sensación de que tu pareja a veces no te entiende? ¿Sientes confrontación cuando hablas ciertos temas con tu pareja? Y es que comunicarse no es sinónimo de hablar. En este artículo os proponemos sencillos ejercicios que lograrán que vuestra comunicación sea más eficaz.

Antes de continuar, os contamos cuales son las condiciones básicas para una sana comunicación:

comunicación

  • Querer mejorar vuestra comunicación. Si lo que estáis haciendo o el cómo os estáis comunicando no da los resultados que esperáis, es el momento de mejorar. Pensad en qué tipo de comunicación queréis tener, es un paso fundamental. Si no tenemos claro a dónde queremos ir, probablemente nos perdamos por el camino.
  • Buscar un espacio sin otras tareas que atender. La comunicación en la pareja es algo a lo que hay que prestarle atención, y más si hay niños/as de por medio. Para poder tener una comunicación eficaz, debemos tener todos nuestros sentidos en lo que estamos haciendo. Entre los dos seguro que lograréis encontrar esos ratitos donde podáis sentaros a conversar con atención sin TV, ni móviles, ni emails, ni hijos.
  • Adoptar una actitud flexible. Seguramente ya habréis comprobado que para convivir es necesario ser flexibles con nuestra manera de hacer las cosas. No se trata de asumir o acatar lo que nuestra pareja quiera, así como tampoco podemos pretender que la otra parte asuma lo que uno desee. Se trata de adaptarse y encontrar una solución conjunta.
  • Bajar la emoción. Nuestro cerebro no estará preparado para aportar soluciones si seguimos enfadadas, eufóricos o tristes. Sabemos que la necesidad de desahogar es imperiosa pero, ¿realmente crees que es productivo y útil para solucionar el conflicto?.
  • Cambiar nuestra percepción del conflicto. Desde luego no os invitaremos a que vayáis por el mundo buscando conflictos, pero seamos realistas, el conflicto es algo inherente a la vida. ¿No será más práctico desarrollar habilidades que nos permitan ser capaces de explicar nuestra opinión de una manera asertiva ? Empatizar con la persona que tenemos enfrente nos encaminará a la solución.

¿Qué cosas puedo hacer para mejorar hoy mismo la comunicación con mi pareja?

1.Evitemos leer mentes.  Solemos interpretar las intenciones y palabras del otro  porque  vemos el mundo desde nuestro mapa, es decir, desde nuestra perspectiva. Nos olvidamos de que cada uno/a tiene la suya, con sus razones, experiencias y creencias igual de válidas que las nuestras.

  • Si tú eres el emisor del mensaje, toma la iniciativa y asegúrate de que lo que quieres transmitir es lo que tu receptor u oyente está entendiendo.  Aquí  dejamos algunas preguntas que pueden ayudarte a saber si te estas explicando cómo quieres: ¿si estuvieras en mi lugar qué harías o dirías?, ¿se te ocurre alguna manera mejor de llevar esto a cabo?, ¿he conseguido transmitirte lo que siento y pienso?. De esta manera haces participe a tu interlocutor y hará que esté más implicado/a en la conversación.
  • Si eres el receptor puedes usar este tipo de preguntas para asegurarte de que has comprendiendo la totalidad del mensaje: Si no te he entendido mal, ¿quieres decir que esto te ha parecido desagradable?, ¿esperabas que actuara de otra manera?, ¿hay algo de lo que ha pasado que te haya molestado?, ¿si te has sentido incomprendida/a, qué es lo que he hecho o dicho para que te sintieras así?, ¿qué necesitas de mí?.

2. Describir en lugar de juzgar. Creer que tu manera de entender la relación es la única correcta, nos empuja a cuestionar y juzgar todo. Si ha habido algo que no te haya gustado, no concluyas sin consultar a tu pareja, ya que no sabes lo que ha interpretado de esa situación, o la intención que hay detrás. Antes de juzgar, hazte un favor, explica cómo te sientes  y pregunta cómo se siente el otro. Así evitamos poner etiquetas que imposibilitan el cambio. Una herramienta muy útil para ayudarte a hacerlo es la técnica sandwich, ya que criticamos la acción y no la persona.

Por ejemplo “es que yo soy así” Esta creencia es totalmente falsa. Claro que se puede cambiar, o por lo menos mejorar, pero hay que querer hacerlo. No se trata de que cambies a tu pareja  para que sea como tú quieres, si no de que podáis hablar sobre vuestras diferencias para poder decidir qué hacer entre los dos. Es muy posible que puedas aportar enfoques y perspectivas excelentes, pero es necesario que tu pareja se sienta también representada con esa manera de llevar la relación.

3. Eliminar de nuestro vocabulario y pensamiento el siempre y el nunca. Son palabras que tenemos muy automatizadas en las discusiones y que en muy pocas ocasiones son ciertas. Es algo curioso porque no nos damos cuenta y lo decimos muy a menudo. Podéis enfocarlo como un juego, por ejemplo, acordar algún sonido o seña para cuando vuestra pareja o tu digáis esas palabras. Si tenéis hijos hacedles partícipes en el juego, ya veréis que bien lo hacen y os ayudaran mucho.

4. Validar lo que el otro siente.  ¿Cómo te sientes cuando no toman en serio tus emociones? Seguro que esa no es tu intención, por eso es importante ser consciente de lo que provocamos en el otro con nuestra comunicación. En lugar de “no te puedes enfadar por eso, es una tontería” tratar de cambiarlo por “no sabía que esto iba a provocar que te enfadaras” Asegúrate de que no estas interpretando. Por ejemplo “Si he entendido bien, lo que te ha molestado ha sido que no te preguntara tu opinión”. Asegúrate de que no estas interpretando bajo tu visión del mundo, bajo tu mapa

5. No fijarnos en el pasado ni añadir temas de discusión anteriores. Es normal que en un conflicto, surjan reproches y errores del pasado. El problema es que esa mezcla de temas hará que llegue un momento en el que no sepamos de que estamos hablando. Si consideras que aún quedan temas pendientes, apúntalos, esto hará que tu mente se descongestione. Pregúntale a tu pareja si le gustaría añadir algún tema más, construir esa lista entre los dos. Y así podréis hablarlo de manera tranquila en alguno de esos momentos que encontréis sin más tareas que atender.

6. Cuida el lenguaje corporal. Es un aspecto fundamental en la comunicación y no solemos darle importancia. Pero nuestra mente sí que lo hace, si nos están diciendo algo señalándonos con el dedo, a poca distancia y con una expresión facial algo arrugada, seguramente contestemos para defendernos y no para entendernos.

7. Formáis un equipo. Tu pareja no es tu rival. No hay que defenderse ni atacar. Estáis enfocados a un objetivo común, el de construir vuestro sueño como pareja. Decarga aqui la plantilla para soñar con tu pareja.

Ahora comenzamos con la práctica, descargad aquí las plantillas y a disfrutar comunicando de manera eficaz y divertida.

Que el otro tenga una opinión diferente a la nuestra no significa que esté cuestionando lo que yo pienso.

2 comentarios en “Comunicación en pareja: 7 herramientas para mejorarla

  • Muchas gracias por tu comentario! El sentido del humor es un gran aliado! Cualquier duda con la practica, estaremos encantadas de ayudarte. un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *