LA AUTONOMÍA EN LA PRIMERA INFANCIA

¿Bendita o maldita autonomía?

Antes de lo que nos pensamos, llega ese temido y/o deseado momento en el que los bebés se convierten en personas que quieren elegir y decidir. ¿Y cómo nos sentimos al respecto? Pues seguramente depende del momento y el lugar. Variaremos desde una sensación de orgullo y liberación (que solemos sentir por pecho) a una sensación de frustración, estrés y agotamiento (que solemos sentir por la cabeza y hombros). 

autonomía

Empiezan con simples gestos, señalando, negando, asintiendo. Y luego, empiezan a verbalizarlo con un “yo solo” o con un simple “No”, bien clarito y alto. Vamos, que no nos dejan lugar a dudas de lo que quieren, si estamos atentos.

Realmente estas señales nos las debemos tomar con la mentalidad de que están listos para intentar hacerlo por ellos mismos y mismas. Reflexionando que se están desarrollando de la manera correcta y que están empezando a comprender que son seres individuales y únicos. Y eso no excluye que necesiten nuestra compañía y supervisión.

Según Piaget (reconocido biólogo y psicólogo suizo) hasta los 2 años, el niño aprende fundamentalmente a través del ensayo y el error. Es necesario que el niño explore, observe, toque, sienta lo que hay a su alrededor. Aquí la autonomía es muy básica y requiere mucha paciencia y repetición. Entre los 2 y los 6 años se desarrolla el simbolismo y por ello comenzará el lenguaje, el pensamiento intuitivo y la sociabilidad sin perder su egocentrismo característico de la edad. Es cuando la autonomía empieza a coger un fuerte protagonismo.

La autonomía es un proceso que nos brinda la oportunidad de hacer cosas por nosotros mismos, de cubrir nuestras necesidades, de seguir objetivos y de adquirir nuevas habilidades en la vida. Es un proceso de aprendizaje súper valioso y ser conscientes de ello nos va a ayudar mucho.

Cuando este momento llega es porque ya hemos pasado por otros momentos donde el apego y la dependencia del niño es plena, dónde sus padres lo son TODO en su vida y no pueden hacer prácticamente nada sin ellos. Por tanto, el hecho de que nos cueste este proceso es más que normal.

Esto nos tiende a que pensemos que “no están listos” para hacer algo. Aquí debemos recordar que: cuantas más oportunidades tengan de hacerlo, más rápido y mejor van a adquirir las competencias y más satisfacción tendrá el niños al ver sus logros. Como adultos y padres poner el foco en estos pequeños logros les va a ayudar a que se sientan reconocidos y validados.

autonomía

La autonomía  está estrechamente relacionada con la seguridad que tiene uno consigo mismo, con la aceptación de las normas, con la resiliencia, con la capacidad de superar la frustración y con saber aceptar responsabilidades. Por lo tanto, debemos darle importancia desde el principio, no es algo para cuando “crezcan”.

Recomendamos salir del “muy bien”, ya que así sólo fomentamos la motivación externa (aquella motivación que depende de los demás). Busca concretar y describir qué es lo que aprecias de lo que ha hecho y del proceso hasta llegar ahí. Aprovecha esos momentos para que también se miren por dentro y descubran qué emociones y sensaciones les produce hacer las cosas de una manera u otra. Es decir, dales un feedback dónde se tengan en cuenta sus emociones y de los demás cuando vayan creciendo. Así estarás fomentando la motivación intrínseca (la que depende de ellos mismos), algo que va a ser un pilar para conseguir sus metas a lo largo de su vida.  Para que tengas una idea más concreta de cómo dar el feedback aquí tienes algunos ejemplos:

  • ¡Lo lograste!
  • Mira lo que has hecho, has pintado…
  • Esto no lo habías conseguido antes….
  • ¿Te ha gustado hacerlo? ¿Y el resultado?
  • Se te veía contento mientras lo hacías, ¿puede ser?
  • Mira, ahora que recogiste tus juguetes se ve todo más organizado y eso es maravilloso para todos
  • ¿Te has fijado en tu hermano cómo disfrutaba al hacer eso?

Como ya hemos dicho, la autonomía es positiva y necesaria para el correcto desarrollo de nuestros hijos. Los niños con pocos hábitos de autonomía suelen presentar problemas de aprendizaje y de relación con los demás. Si mejoramos sus hábitos, probablemente también lo haga su aprendizaje y manera de relacionarse. Además, fomentar la autonomía nos va a ir proporcionando un mayor desahogo a la hora de la gestión en el hogar. Llevarlo a cabo de una manera satisfactoria para todos no es tarea sencilla. Aquí os damos algunos consejos prácticos:

  • Ajusta expectativas: tanto si las tareas son demasiado fáciles como demasiado difíciles lo más probable es que frustremos y desmotivemos al niño. Ten claro qué puedes esperar de tu hijo en el momento evolutivo en el que se encuentra. Te puede ayudar darles oportunidades para testear con tu ayuda de lo que van siendo capaces de hacer. Por ejemplo, al ponerse los zapatos, lavarse las manos, barrer, etc. En esto tiene que estar tanto el padre como la madre de acuerdo, TODOS A UNA.
  • Acondiciona el espacio para facilitar la autonomía. Por ejemplo: si no llega a la caja donde se guardan los juguetes, no podrá recogerlos.
  • La crianza necesita reflexión, crea una rutina y haz que siempre se cumpla (como guardar los juguetes, lavarse los dientes, recoger la mesa, etc). Las rutinas son necesarias para el desarrollo de los niños. Puede ser que algunas rutinas cuesten de adquirir por parte de los niños, en ese caso será muy positivo presentarlas de manera visual en paneles con fotos.
  • Que los adultos necesitemos 5 minutos para hacer algo no quiere decir que ellos también. Brindémosles el tiempo que necesiten y si es demasiado puede venir bien ayudar a regularles con un reloj de arena o un temporizador analógico infantil donde puede visualizar el tiempo.

A la hora de comunicar un nuevo hábito o responsabilidad que queremos que asuman es importante transmitirlo desde el juego y la ilusión. Crear un ambiente donde las emociones agradables (como la alegría y el amor) predominen es fundamental para el aprendizaje. Una vez que estemos en eso momento de conexión, el mensaje a transmitir debe de ser claro y asertivo, como por ejemplo: “para lavarse la cabeza hay que hacer esto y esto, sé que puedes hacerlo solito” y mientras tanto nosotros teatralizamos cómo se tiene que hacer. Es importante que nos aseguremos que está entendiendo las instrucciones y podemos pedirles que las repitan.

Importante, no te embarques a fomentar la autonomía cuando el ambiente no es agradable, ya que iniciarás lo que probablemente se convierta en una “guerra”. Cuándo NO es un buen momento para fomentar la autonomía:

  • Si tienes prisa
  • Si estás enfadado o muy estresado
  • Si tienes demasiado miedo de que lo haga solo (primero trabájatelo a nivel personal)
  • Si el niño está cansado, tiene hambre o está muy saturado
  • Cuando es una tarea demasiado fácil o complicada para el niño
  • Si se niega (y entonces valorar si es por comodidad, porque no está a su alcance, etc.).

¿Y qué actividades de autonomía se pueden introducir progresivamente en la primera infancia (de 1 a 6 años)?

No olvides aprovechar los momentos que compartís a diario para ir introduciendo estas habilidades, dales protragonismo y seguridad en lo que hacen. A veces, una “simple” mirada materna/paterna basta 🙂

Para terminar, os dejamos los 7 puntos clave de este artículo sobre autonomía en la primera infancia:

  1. Se aprende haciendo. Por lo tanto, déjales practicar.
  2. Reconoce y valida sus logros. Sal del “muy bien” y por el foco en la acción y emociones.
  3. Ajusta expectativas de lo que puede o no puede hacer.
  4. Crea rutinas claras y estables. Visibilízalas con fotos si es necesario para asegurar su adquisición.
  5. La gestión del tiempo también es parte de la adquisición de la autonomía. Podemos ayudarles con un reloj de arena o un temporizador analógico infantil.
  6. Explica de una manera clara y asertiva lo que queremos que hagan.
  7. Elige el momento adecuado donde haya un buen clima emocional.

Y como anotación final ten en cuenta que: Confiar en la autonomía de nuestros hijos es uno de los mayores regalos que podemos hacerles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *