Asertividad en la infancia: pautas y ejercicios para entrenarla

Cada vez se da más importancia a las habilidades sociales, y es que saber usar estas herramientas, ayudará  a que nuestros hijos sepan manejarse en el mundo que les rodea, y puedan hacer frente de una manera exitosa a los obstáculos que les vendrán en el futuro. Al final de este artículo encontrareis plantillas para comenzar a entrenar la asertividad.

Que nuestros niños/as se comuniquen eficazmente, que expresen sus emociones sin miedo al qué dirán, que sean capaces de defender sus derechos sin agredir al otro, que sepan hacerse escuchar, que tengan su propia opinión y no se dejen arrastrar por lo que digan los demás… es algo que tanto padres, madres, profesoras, educadores, abuelas, etc, queremos para nuestros niños/as.

asertividad

Pero antes de comenzar a entrenar esta habilidad en los peques, debemos tomar conciencia de si somos o no asertivos. Si queréis mejorar vuestra comunicación, aquí os dejamos algunas ideas para comenzar. Y es que como adultos de referencia tenemos un papel fundamental en este entrenamiento por dos motivos:

  • Somos un ejemplo para nuestros hijos: Si no somos asertivos con nuestros menores, ellos no lo serán ni con nosotros ni con nadie.
  • Esta habilidad tan poderosa, se aprende, no es innata, por lo que si queremos que nuestro hijos la desarrollen, es en casa donde hay que entrenarla.

¿Qué es la asertividad?

Es un tipo de comunicación que se ubica dentro del marco de las habilidades sociales. Consiste en defender nuestros derechos y opiniones, y expresar nuestras emociones emociones de manera adecuada.

Y ¿cómo sabemos cuál es la manera adecuada? Pues porque no es ni pasivo ni agresivo.

La asertividad es el punto intermedio entre una comunicación agresiva y una comunicación pasiva. Os proponemos una manera sencilla para explicar a vuestros menores las diferencias entre los tres estilos de comunicación:

  • La tortuga: Tiene una manera muy tímida de decir las cosas. Cuando tienen que decir algo lo dice en voz bajita y mirando hacia abajo. Le da vergüenza pedir ayuda y favores, le cuesta mucho decir lo que piensa y hace lo que los demás quieren con tal de no discutir con nadie. Cuando queremos decirle algo es difícil mirarle a los ojos porque se esconde en su caparazón.
  • El dragón: Parece que se despierta ya enfadado. Grita mucho para decir cualquier cosa y echa fuego por la boca cuando habla. Normalmente hay que hacer lo que él quiere porque si no, puede llegar a insultar. Es muy mandón y solo es tu amigo si estás de acuerdo en todo lo que hace y dice.
  • Las personas: Se dicen las cosas hablando en un tono tranquilo. Cuando hablan miran a los ojos y respetan si la opinión de los demás es diferente a la suya. Sabe decir lo que piensa y no le cuesta pedir ayuda. Actúa con seguridad y se equivoca no le importa reconocerlo y pedir disculpas.

Si preferís usar un vídeo, aquí os dejamos un link con los tres ejemplos y personajes animados .

asertividad¿Cuándo puedo empezar a entrenar la asertividad con mis hijos?

No hay una edad exacta, ya que cada menor es diferente. Pero podemos comenzar en el momento en el que empiecen a comunicarse y a relacionarse con los demás.  Tengamos en cuenta que están aprendiendo, luego seamos pacientes con sus errores.

Hay que dejar bien claro, que el hecho de expresar nuestra opinión, nuestras emociones o pedir un favor de manera adecuada, no es sinónimo de que tengamos que hacerles caso. Es fundamental ir desarrollando también una sana tolerancia de la frustración en las relaciones con los demás.

Es importante también asumir que la autoestima y el estilo de comunicación están íntimamente relacionados y se irán desarrollando a la par. Por ejemplo, si mi hijo se siente inferior a los otros, y considera que sus opiniones no son importantes, lo más probable es que se relacione como una tortuga. Si por el contrario, mi hija siente que es superior a los demás y que sus necesidades son más importantes que las del resto, lo más probable es que se comunique como un dragón, mostrando muy poca asertividad. Una vez más, la virtud está en el equilibrio.

Consejos para los entrenadores 

Nuestro papel será el de reforzar cada logro que alcancen en su comunicación, ayudarles a encontrar que aspectos tienen que mejorar y ayudarles a identificar sus emociones. Aquí tenéis algunas pautas para fomentar el desarrollo de la asertividad.

asertividad

  • No juzgar. A veces es complicado, lo sabemos, pero de este modo les estaremos dando un ejemplo muy valioso. Así TODOS aprendemos.
  • Permitir una opinión diferente a la que esperamos o deseamos. A veces duele constatar que nuestros menores no piensan como nosotros, pero es fundamental que desarrollen su propia opinión sobre el mundo que les rodea.
  • Tener tiempo para escuchar. De nada sirve fomentar que tengan su propia opinión y que hagan el esfuerzo de comunicarla, si no les vamos a dar espacio donde contarlo. Organizar un momento al día para este propósito puede ser muy útil, por ejemplo, durante la cena.
  • No dar mensajes contradictorios. Es importante que todos en casa estemos de acuerdo y enterados de lo que estamos entrenando.
  • Tener paciencia. Como hemos dicho anteriormente, cada uno somos un mundo y debemos respetar sus ritmos. Están aprendiendo a comunicarse y nos necesitan para ese aprendizaje
  • Valorar sus avances. Con frases como: “Me encanta escuchar tu opinión, es muy importante para mí” o “Gracias por dar tu opinión, para mí es importante saber lo que te gusta”.
  • Dejar que ellos resuelvan el conflicto. Primero les dejaremos a ellos que representen cómo lo harían. Si nos preguntan les daremos nuestra opinión. Lo que haremos será ensayar cómo lo resolveríamos.

Aquí tenéis la plantilla de ejercicios para comenzar a ensayar y practicar situaciones del día a día, ya sean situaciones que os hayan pasado a los adultos, o que ellos propongan alguna que hayan vivido.

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”.

Eleanor Roosevelt

2 comentarios en “Asertividad en la infancia: pautas y ejercicios para entrenarla

  • Me encantó por demás muy interesante en un mundo tan globalizado e imitador de costumbres es importante trabajar esas habilidades sociales.

  • Gracias Maribel, y totalmente de acuerdo contigo, trabajarnos a nosotros mismos y mismas para también trabajar las habilidades de los pequeños y pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *