La Alegría ¿Para qué sirve y cómo funciona?

Después de nuestro artículo del miedo, la siguiente emoción en la que vamos a profundizar es la alegría.

Es muy común confundir alegría con felicidad. La alegría es una de las emociones básicas, y la sentimos en un momento concreto, durante un tiempo muy limitado. Mientras que la felicidad es un sentimiento, un estado de ánimo, y suele ser más duradero en el tiempo.

 ¿Qué información aporta esta emoción?

 La alegría es una emoción percibida como agradable, suele aparecer cuando te pasa algo que te parece bueno, satisfactorio. Significa que lo que estás viviendo o experimentando implica una ganancia para ti.

Por ejemplo, sientes alegría cuando consigues uno de tus objetivos, cuando ganas un premio, cuando asciendes en el trabajo, cuando una persona que te hace daño se aleja. Es decir, te pones alegre y contento porque lo que te está sucediendo tiene consecuencias positivas para ti. Este aspecto de la alegría que parece simple encierra un conocimiento muy importante sobre ti mism@, ya que indica que estás dando respuesta a una necesidad que para ti es algo trascendente.

Es una emoción que te empuja a compartir con los demás, te llena de energía, despierta la curiosidad, focaliza la atención, ¡y se contagia! Lo que resulta muy potente de esta emoción, es que te empuja a la acción, a empoderarte y sentir que eres capaz de hacer lo que te propongas.

¿Y qué sucede a nivel cerebral?

Existe un grupo de hormonas que se activan cuando el cerebro siente que lo que está sucediendo es algo que nos produce alegría. Son, la endorfina, relacionada muy a menudo con la felicidad, la serotonina y la dopamina. Aquí os dejamos un enlace en el que viene más detallado https://www.youtube.com/watch?v=yaasQKnvtDk

¿Sabías que esta emoción tiene una relación muy estrecha con el aprendizaje? Tanto en menores como en adultos, esta y otras emociones juegan un papel fundamental en la adquisición de nuevos conocimientos. Expertos en educación y neuro-educacion como Cesar Bona y Francisco Mora, llevan tiempo defendiendo este argumento.

Todo el mundo siente alegría en algún momento de su vida, sin embargo, el motivo por el que te pones contento o alegre no es igual para todos ni todas. Incluso a medida que vas creciendo, las cosas, acciones o personas que te hacen sentir alegría, también se van modificando. Piensa por un momento en el tiempo que eliges pasar con tus padres a lo largo de tu crecimiento y desarrollo. A los 5 años no se te ocurre otra compañía mejor, a los 15 años, son justo la compañía que quieres evitar, hasta el punto de sentirte avergonzado en algún momento si te ven con ellos. Mientras tanto, a los 25 es común que el vínculo haya evolucionado hacia una relación más madura.

Existe la creencia de que si realizas acciones que te hacen sentir alegría, la repetición de esas acciones te llevarán a ser feliz. Desde Plumaria estamos convencidas que esto es así, y nos gustaría invitarte a prestarle la atención que requiere el encontrar acciones o compañías que nos hagan sentir alegría.

Si quieres aumentar los momentos en los que sientes esa emoción, sería recomendable que fueras sincer@ contigo mism@ puesto que nadie mejor que tú es capaz de saber lo que de verdad, para ti importa.

Te proponemos contestar estos ejercicios y  preguntas poderosas, si pudieras plasmarlas en algún papel, sería fantástico:

  • Describe lo que es para ti la felicidad. “Para mí, la felicidad es…”
  • ¿Qué actividades realizas al día que te hagan sentir alegría?
  • ¿Con quién te sientes alegre? ¿Qué es lo que te aportan?
  • ¿Con que actividades/personas pierdes la noción del tiempo?

“La disposición alegre aumenta tu autoestima, te hace la vida más divertida y hace más felices a las personas que te rodean”

Tony Robbins

6 comentarios en “La Alegría ¿Para qué sirve y cómo funciona?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *