Comunicación No Violenta

Comunicación No Violenta y su aplicación en la infancia

¿Os habéis preguntado por qué en ocasiones es tan difícil hacernos entender? o ¿llegar a acuerdos con otras personas o solucionar problemas y conflictos?  Cuando algo os molesta, ¿sabéis solucionarlo con facilidad? ¿Suelen ser efectivas vuestras discusiones con otras personas? ¿Obtenemos lo que querríamos? En este artículo os presentamos la Comunicación No Violenta como unas de las maneras más efectivas de comunicarnos entre adultos y con nuestros hijos/as.

comunicación

La CNV parte de que todas nuestras acciones se desarrollan en un intento de satisfacer nuestras propias necesidades y deseos y cuando nos encontramos en disonancia con las necesidades y deseos de otra persona se genera un conflicto. La clave está en saber comunicar a los demás, defendiendo nuestras necesidades y acogiendo las de los otros.

Marshall Rosenberg es el creador y defensor del modelo de la Comunicación No Violenta. En él se busca la efectividad en la comunicación, enfatizando en la expresión de observaciones, sentimientos y necesidades, realizando peticiones desde la empatía y la compasión. Rosenberg pone el foco de atención en la expresión sana de necesidades y deseos legítimos en lugar de la expresión de críticas y juicios morales a los que solemos recurrir en estados de ira, miedo, vergüenza o culpa.

Es importante resaltar que no sólo hablamos de lenguaje verbal. La elección de unas palabras u otras en nuestro discurso adquiere gran peso y tiene consecuencias y efecto directo sobre otras personas. También es importante señalar la importancia del lenguaje no verbal en la comunicación no violenta o compasiva. Utilizando como punto de partida el lenguaje asertivo, conseguiremos una mayor eficacia en nuestro discurso, ya que un tono de voz adecuado, un uso acompasado del cuerpo, una expresión facial relajada o la afectividad física, proporciona resultados mucho más beneficiosos de lo que llegamos a ser de manera consciente.

El modelo de la CNV consta de cuatro sencillos pasos:

  • La observación de la situación, con perspectiva, sin juicio ni evaluación. Intentando asomarte al momento como un espectador externo.
  • El análisis de nuestros propios sentimientos y emociones: ¿Cómo estamos? ¿Qué sentimos? ¿Puedo continuar ahora mismo con la situación?
  • Identificar cuáles son mis necesidades y qué necesito realmente de la otra persona.
  • La expresión de esas necesidades y petición. Utilizando un lenguaje asertivo:
    1. Poniendo atención al lenguaje no verbal
    2. Lanzando mensajes desde el “yo”, sin acusar o juzgar a la otra persona: “Yo me he sentido….”, “Yo he pensado….”
    3. Valorando y legitimando las necesidades, deseos y sentimientos de la otra persona

CNV con los niños y niñas – Enseñar siendo modelos

Ahora que hemos visto las características generales la Comunicación No Violenta (CNV), este modelo de comunicación tiene muy buenos resultados también con los pequeños y pequeñas. Es importante enseñar a nuestros niños y niñas el gran valor de una comunicación efectiva y la gran cantidad de posibilidades que te ofrece lograr comunicarte con los demás, al mismo tiempo que legitimas y defiendes tus necesidades y deseos de manera que puedas sentirte pleno y en equilibrio con las necesidades y deseos de tus seres queridos.

Existen muchos juegos, dinámicas o metodologías para enseñar a los niños estas habilidades de comunicación asertivas. Os damos algunos ejemplos sencillos y fáciles de poner en práctica:

  • Utilizar dibujos, pictogramas, colores y carteles. A los niños y niñas les ayuda mucho disponer de material visual para recordar los pasos de una Comunicación No Violenta, para conectar más rápidamente con la emoción presente o para formular los mensajes de petición de una manera asertiva. Aquí tenéis una imagen que os puede ayudar y también os invitamos a nuestro apartado de descargables que os ayudará con plantillas de gestión de las emociones.
  • Trabajar con técnicas de teatro, role-playing o imaginación. Se pueden usar muñecos o las propias personas que se encuentran en la habitación. Se plantea una situación que suponga un conflicto de necesidades para varias partes. Cada uno se encarga de resolver las necesidades de unos de los personajes siguiendo las pautas de la CNV con la finalidad de llegar a acuerdos.
  • Técnicas de imaginación guiada: se le dice al niño o niña que cierre los ojos y recuerde un conflicto que haya tenido hace poco tiempo con otra persona. En su imaginación tiene que rememorar el conflicto no como fue si no como hubiera sido si cada una de las personas hubieras desarrollado la CNV en su discusión. Después de cada actividad es positivo lanzarles preguntas que supongan reflexión sobre los resultados: ¿Cómo se sienten ahora las dos partes? ¿Qué emociones tenían y cuáles tienen después? ¿Se ha podido resolver el conflicto?

Tan importante es enseñar en qué consiste la CNV a los niños y niñas como ser conscientes de los modelos de aprendizaje que suponemos para ellos y cómo esa será su mayor fuente de aprendizaje. Si nosotros mismos nos relacionamos con el mundo con paciencia, comprensión, respeto y escucha, ellos aprenderán rápidamente a hacer lo mismo. No sólo cuando nos vean relacionarnos con otros adultos, discutir o debatir sobre algo, si no también cuando el conflicto, la demanda o la discusión van dirigidas hacia ellos. En este caso, antes de poder seguir los pasos de la CNV (adaptando el lenguaje y exigencias a su nivel madurativo) es importante que tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  • Es positivo ubicarse a la misma altura que el niño o niña con contacto visual y expresión corporal relajada.
  • Utilizar el juego a nuestro favor. Los niños y niñas aprenden jugando, con el dinamismo y el simbolismo, utilicémoslos a nuestro favor para hacerle entender todo lo que necesitamos.  Como decía Stuart Brown: “Nada enciende más la mente de un niño como jugar”
  • Dar feedback y refuerzo positivo cuando él/ella logra comunicarse de manera no violenta y asertiva

No nos olvidemos que aprender a comunicar es aprender a relacionarnos mejor, aprender a querernos mejor, a querer y cuidar mejor a los demás. En definitiva, a ser más felices y estar más tranquilos/as.

4 comentarios en “Comunicación No Violenta y su aplicación en la infancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Os habéis preguntado por qué en ocasiones es tan difícil hacernos entender? o ¿llegar a acuerdos con otras personas o solucionar problemas y conflictos? Cuando algo os molesta, ¿sabéis solucionarlo con facilidad? ¿Suelen ser efectivas vuestras discusiones con otras personas? ¿Obtenemos lo que querríamos? En este artículo os presentamos la Comunicación No Violenta como unas de las maneras más efectivas de comunicarnos entre adultos y con nuestros hijos/as.