Autoestima y autoconcepto académico ¿Cómo afectan al rendimiento?

¿Cómo puede afectar el autoconcepto académico a los resultados de mis alumnos/as o de mis hijos/as? Vamos a ir desgranando cómo se relaciona el autoconcepto y la autoestima, para que podamos incidir en estos conceptos y a su vez mejorar el rendimiento escolar.

Hoy en día podemos encontrar varios enfoques sobre la definición de autoestima, pero algo que todas tienen en común es que la autoestima hace referencia a la apreciación afectiva que los seres humanos tienen sobre sí mismos. Las personas construimos una imagen de nosotros mismos y de cómo interactuamos con el medio. Estas interacciones son evaluadas en base a una serie de principios y valores morales (adquiridos desde pequeños de los valores de nuestros familiares o personas de referencia), que harán que apreciemos los resultados obtenidos de una manera positiva, si van en sintonía con esos valores, o negativa si no lo están 

Podríamos afirmar entonces que la autoestima no es un concepto estático, sino que se construye como resultado de una acumulación de experiencias, sensaciones, sentimientos y, lo más importante, pensamientos, que hemos ido almacenando a lo largo de nuestra infancia y adolescencia. El hecho de que sea un área de la personalidad en evolución, permite detectar para abordar las dificultades que puedan ir apareciendo en el desarrollo y que afecten al área escolar y psicopedagógica.

Dentro de los componentes que dan forma la autoestima, en este artículo nos centramos en uno de los que afectan directamente al éxito académico de los menores. Nos referimos al autoconcepto, atendiendo especialmente a su dimensión académica por la estrecha relación que tiene con el éxito escolar.

¿Qué es el autoconcepto?autoestima y autoconcepto

Es el conjunto de ideas y pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos y que se exteriorizan en las conductas del día a día. Por lo tanto, el autoconcepto académico sería el conjunto de ideas y pensamientos que el alumno tiene sobre sus competencias y habilidades, que le servirán para superar los retos que diariamente le ofrece la escuela o el instituto.

Tan importante es esta dimensión del autoconcepto que son varios los estudios e investigaciones científicas que muestran que si el alumno tiene una autoconcepto ajustado o adaptado tienden a percibir sus capacidades y  como suficientes para tener éxito en el aula. Esto ocurre también en el sentido contrario, si considero que no consigo atender en clase, o que no tengo herramientas suficientes para para poder hacer las tareas en casa (los ejemplos pueden ser muchos) percibiré que no soy válido para poder aprobar el examen o bien superar el curso, etc.

Si durante su experiencia escolar, que en el caso más tardío comienza a los 6 años, los alumnos viven repetidamente situaciones en las que no consiguen alcanzar la percepción de ser válido en el aula es muy probable que el autoconcepto académico se vaya viendo menoscabado. 

Podemos encontrar menores que ya arrastran ciertas dificultades, incluso en primero o segundo de Primaria. Si éstas no son atendidas a tiempo, pueden llegar a originar una falta de ajuste escolar, llegando en el peor de los casos a una ruptura emocional con el centro escolar y lo que pasa dentro del aula.

Pero ¿qué es eso del ajuste escolar?

Es un concepto cada vez más conocido,  que se refiere a la facultad de los alumnos para lograr adecuar sus conductas y expectativas al contexto escolar, sentirse cómodos y establecer un óptimo compromiso, tanto para los aspectos curriculares como para los aspectos sociales. En otras palabras sería la percepción por parte del alumno de ser capaz y válido como estudiante, tener unas expectativas de futuro en el sistema educativo, y sentir que su relación con los compañeros y el profesorado es óptima.

Las consecuencias de no atender estos aspectos pueden ser varias. Desde actitudes reactivas e indiferencia ante lo que acontece en el centro escolar, dando lugar a conductas como falta de esfuerzo, absentismo escolar o incluso el abandono de los estudios en la etapa de Secundaria.

Por lo tanto a mayor autoconcepto académico, mayor será el ajuste escolar y en consecuencia el rendimiento académico. El autoconcepto general tiene capacidad explicativa sobre el ajuste escolar, pero nos interesa sobre todo la mayor influencia de la dimensión académica del autoconcepto.

¿Cómo puedo trabajar esto en clase?

A continuación os ofrecemos un material que puede servir para trabajar en el aula sobre el autoconcepto académico y el ajuste escolar que sienten los alumnos, tanto de primaria como de secundaria.

Con este material inicial, podremos comenzar a trabajar y saber cual es el Autoconcepto escolar  que tienen, por ejemplo, los alumnos de una tutoría.

Como veréis, no es una tarea sencilla, así que tened presente que tanto en Primaria, como en Secundaria, necesitarán algo de ayuda para completar la ficha.

autoestima y autoconcepto

Para abordar el Ajuste escolar os proponemos este pequeño cuestionario, que como en otras ocasiones, es sólo una propuesta para comenzar. A medida que vayáis indagando sobre cómo se perciben vuestros alumnos/as, veréis como se os irán ocurriendo una gran cantidad de ideas y maneras de ir reforzando, o mejorando, la visión que tienen de sí mismos/as.

El profesorado tiene una oportunidad maravillosa para ayudar a crear un autoconcepto ajustado que les permita ser conscientes de lo que hacen bien, y en dónde debemos esforzarnos para mejorar.

autoestima y autoconcepto

 

Bibliografía

Antonio Agirre et al. (2015). Capacidad predictiva del autoconcepto y la inteligencia emocional en el ajuste escolar autopercibido. Bordón 67 (4), 9-25.

Bisquerra, R. (2000). Educación emocional y bienestar. Barcelona: Praxis

Mejía-Pérez, O., & Silva-Escorcia, I. (2015). Autoestima, adolescencia y pedagogía. Revista Electrónica Educare, 241-256

Palacios, J., Marchesi, A., & Coll, C. (1990). Desarrollo psicologico y educacion: Psicologia evolutiva vol I

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.