Entendamos el cerebro (II). Neuroeducación y sus aplicaciones

hemisferios

En el artículo anterior os contamos la teoría del cerebro Triuno. El objetivo de este post es el de ofrecer información y ejercicios que nos ayuden a tener el cerebro funcionando de manera equilibrada atendiendo a otra de las divisiones, la división por hemisferios cerebrales. Si atendemos al neocórtex, veremos que existe esta división que separa el cerebro en el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho. Cada uno de estos hemisferios se ha especializado en unas tareas concretas.

¿De qué se ocupa cada uno?

Al hemisferio izquierdo le gustan las tareas relacionadas con la lógica y las matemáticas. Es el hemisferio que analiza cada pequeño detalle de una situación. Necesita poner nombre a las cosas para poder entenderlas. Se encarga también de entender el lenguaje, nos ayuda a planificar y prever los acontecimientos.

Sin embargo, el hemisferio derecho prefiere los asuntos relacionados con la creatividad, las emociones, la música. El hemisferio derecho tiene una visión global de los acontecimientos, no se detiene tanto en el detalle. Es el encargado de reconocer las caras y el lenguaje no verbal.

Un aspecto curioso es el hecho de que el hemisferio izquierdo controla la parte derecha de nuestro cuerpo y viceversa. Es decir, en la mayoría de los casos, si somos diestros, es nuestro hemisferio izquierdo el que tiene mayor predominancia, y si somos zurdos, nuestro hemisferio derecho es el que manda.

Estos dos hemisferios, no funcionan por separado, se encuentran conectados por un conjunto de fibras nerviosas que reciben el nombre de CUERPO CALLOSO. Es la parte del cerebro que se encarga de mantener el cerebro funcionando en equilibrio, permitiendo que las habilidades y recursos propias de cada lado del cerebro funcionen de manera conjunta, maximizando nuestra capacidad de aprendizaje y la cantidad de información que somos capaces de procesar.

Pero esta conexión a veces puede verse interrumpida, en ocasiones el cuerpo calloso se “desconecta” dificultando la comunicación. Esto ocurre cuando hay saturación de información recibida por alguno de los hemisferios. Por ejemplo, cuando tenemos un gran enfado, ¿no os ha pasado a veces que no recordamos ni lo que hemos dicho?, cuando nos quedamos paralizados por algo o alguien que nos da miedo, cuando estamos tan hasta arriba de trabajo que nos cuesta mucho desconectar al llegar a casa. En estas ocasiones debemos forzar la conexión de manera artificial, para que nuestro cerebro recupere el equilibrio y funcione de manera sincronizada.

Es importante entender que, si tenemos una correcta fluidez de información entre ambos lados del cerebro y que estén continuamente conectados, nuestros recursos y habilidades trabajarán conjuntamente para una correcta resolución de los obstáculos que se nos presenten.

Esto sucede del mismo modo a cualquier edad, la diferencia radica en que a medida que nos hacemos adultos, tenemos mayor cantidad de información aprendida, vivimos más experiencias, esa conexión está más trabajada, y por consiguiente funciona mejor. Por eso los niños/as pequeños actúan como si estuvieran poseídos por alguno de sus hemisferios, normalmente el derecho, porque necesitan experiencias que les permitan fortalecer esa comunicación interhemisférica. Lo que les permitirá poder autorregularse, poder manejar su atención y ser capaces de procesar la información más rápidamente.

Aquí os dejamos propuestas de ejercicios y juegos que fomentan esta comunicación entre nuestros hemisferios. Ya veréis como a medida que los vayáis integrando en vuestro día a día, se os irán ocurriendo mayor cantidad de oportunidades para alimentar esa fluidez y buena comunicación.

  • Activación de hemisferio izquierdo: Cuando nos encontramos con una emoción fuerte, cuando no nos sentimos bien anímicamente, es posible que el hemisferio derecho tenga un nivel de activación mayor que el izquierdo.
    • Si realizamos actividades o ejercicios lógico-matemáticos estaremos obligando al hemisferio izquierdo a funcionar. Sudokus, cuadernillos Rubio de cuentas y problemas, dibujar figuras geométricas, contar, etc.
    • También sería útil usar el lado derecho del cuerpo, dar toques a una pelota con la pierna derecha, manipular objetos con la mano derecha, par ejemplo un boli, o botar una pelota.
  • Activación del hemisferio derecho: Cuando hemos pasado mucho tiempo estudiando o haciendo deberes, cuando estamos hablando durante todo el día en un contexto laboral, que exige un mayor rigor y concentración, o cuando hemos tenido que solucionar una situación que nos ha resultado estresante, debemos reactivar el funcionamiento del hemisferio derecho.
    • Actividades como escuchar música clásica.
    • Colorear mandalas o pintar cualquier objeto que te apetezca.
    • En este caso usaremos el lado izquierdo del cuerpo. Por ejemplo, nos peinaremos con la mano izquierda, nos lavaremos los dientes con la mano izquierda, etc
  • Equilibrar ambos hemisferios: Estos son juegos y/o ejercicios que se pueden realizar cada día para trabajar el cuerpo calloso, fomentando la buena comunicación entre nuestros hemisferios desde los más pequeños hasta los más mayores de la familia.hemisferios
    • Realizar ejercicios de la lateralidad: Estos ejercicios obligan a nuestros hemisferios a comunicarse, estamos forzando la conexión entre ambos, ya que cada uno se ocupa de una parte del cuerpo, y necesitan estar funcionando a la vez para poder realizar con éxito estos ejercicios. Existen gran cantidad de juegos como la rayuela, andar gateando, removiendo el café con nuestra mano menos dominante, realizando la marcha cruzada (como se ve en la imagen), etc
    • Escuchar música bilaterizada: Es un tipo de música que debemos escuchar con cascos. Aquí os dejamos un de las tantas opciones que hay en internet https://www.youtube.com/watch?v=_k2HMSIxK0k

Proponed estos sencillos ejercicios a vuestro círculo de compañeros, amigos y familiares. Además de divertiros viendo como intentan usar su lado no predominante, estaréis ayudando a que su cerebro funcione en equilibrio.

 

 

4 comentarios en “Entendamos el cerebro (II). Neuroeducación y sus aplicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *